.

.
.

Datos personales

Mi foto
Empezaría diciendo que todo lo que escribo lo hago con papel y una pluma, pero mentiría. Una de mis mayores aficiones es escribir, yo lo llamaría como una especie de "escape" donde eres libremente de escribir lo que te plazca, ya sea hundirte en tus pensamientos o tan solo con deslizar tus dedos sobre el teclado comienzas a adentrarte en un mundo donde tu decides que sucede a cada instante y a cada segundo. ¿Maravilloso, verdad? No escribo para nadie, escribo para mi misma. Lo que nunca imaginé fue ver a toda esta gente leyéndome. Soy otra marioneta que ansia la libertad en esta sociedad manipuladora. Nunca permitas, por nada del mundo, que la sociedad te convierta en una persona quien no eres. Seamos libres de ser quien cojones queramos ser. Porque no hay nada más maravilloso que ser uno mismo y no como querrían que fueses. Amo la lluvia, los días de tormenta, amo el chocolate, también un buen café con leche en las tardes de invierno. Si has llegado hasta mi blog, bienvenidos pequeños mortales, si deseas quedarte será todo un placer, siempre serán bienvenidos aquí y si deseas marcharte, que así sea. ¿Te introduces en mi cuento de princesa inmortal?

Eres mi visita:

jueves, 4 de septiembre de 2014

Me salvaste tanto como me mataste.



Qué limpia se ve la cama
cuando no estás en ella para desordenarla,
así como me desordenas la mente, y la vida.
Y lo que te echo de menos.
Y joder, qué putada.

Las ganas de marcharme.
De huir.
Huir de todo y de todos, 
incluso de mi,
pero nunca de ti.

Irnos a cualquier Motel,
y que por muy ordenada y limpia que esté la habitación,
tú y yo sabemos que está tan sucia como nosotros.
Y la destrozamos.
Y la ensuciamos.
Y la rompemos.

Y pecar contigo, quiero.
Dejar las huellas de las palmas de mis manos,
marcadas en aquella ventana,
de aquel sucio Motel.

Tan sucio como cuando me azotas el culo
con la palma de tu mano,
tatuándome tu palma en mi nalga.
Y joder, qué bonito.

Tan bonito como cuando nos volvemos tristes,
cuando nos dolemos,
y que no es amor si no hay dolor.
Y que si no duele, 
es que algo estamos haciendo mal.
Porque el amor duele,
y lo sabes tanto como yo.

Yo, que aún recuerdo como me quejaba del amor.
Cómo cuando decía que el estar enamorado
también era una de las formas de destruirse,
consumirse
o matarse.

Y ahora, me parece una de las formas más bonitas de morir.
De matarme contigo.

Perdernos para encontrarnos,
o encontrarnos para perdernos.
¿Cuál escogemos?
Yo opto por la segunda.

Como cuando te dije: 
"Vamos a perdernos juntos."
Y me corregiste diciendo: 
"No. Prefiero encontrarme contigo."

Y yo sentí que me morí un poquito más.

Lo que odio escribir sobre ti,
y lo que me salva a la vez.
Lo viva que me hace sentir,
y lo muerta que me siento si no lo hago.
¿Tiene sentido para ti?
lo tiene para mi.

Sé que la cosa va mal 
cuando sé que mis demonios 
se han enamorado de tus demonios,
y claro, eso me mata a la vez que me salva.

Porque nadie dijo que el Amor era todo dolor,
a veces el Amor puede llegar a salvarte.

Y nunca dije que no me salvaste, 
me salvaste tanto como me mataste.