.

.
.

Datos personales

Mi foto
Empezaría diciendo que todo lo que escribo lo hago con papel y una pluma, pero mentiría. Una de mis mayores aficiones es escribir, yo lo llamaría como una especie de "escape" donde eres libremente de escribir lo que te plazca, ya sea hundirte en tus pensamientos o tan solo con deslizar tus dedos sobre el teclado comienzas a adentrarte en un mundo donde tu decides que sucede a cada instante y a cada segundo. ¿Maravilloso, verdad? No escribo para nadie, escribo para mi misma. Lo que nunca imaginé fue ver a toda esta gente leyéndome. Soy otra marioneta que ansia la libertad en esta sociedad manipuladora. Nunca permitas, por nada del mundo, que la sociedad te convierta en una persona quien no eres. Seamos libres de ser quien cojones queramos ser. Porque no hay nada más maravilloso que ser uno mismo y no como querrían que fueses. Amo la lluvia, los días de tormenta, amo el chocolate, también un buen café con leche en las tardes de invierno. Si has llegado hasta mi blog, bienvenidos pequeños mortales, si deseas quedarte será todo un placer, siempre serán bienvenidos aquí y si deseas marcharte, que así sea. ¿Te introduces en mi cuento de princesa inmortal?

Eres mi visita:

martes, 29 de julio de 2014

Sólo quiero tener a alguien con quien poder odiar el mundo juntos, y lo que surja.



Se bebía la cerveza a morro en aquel bar. No le importaba nada, quien la mirase, que pensasen, que opinasen, sólo quería beber, beber y sumergirse en aquellos pensamientos que la invadían. Observaba a la gente de reojo. Se fijó en una pareja, se tomaron de la mano en la mesa y sonrieron mirándose a los ojos. Ella soltó una sonrisa sarcástica al mirarlo. Y yo sólo quiero tener a alguien con quien poder odiar éste maldito mundo juntos, ésta maldita ciudad, pensaba mientras le daba otro trago a su cerveza.
Estaba cansada de la monotonía diaria, de los mismos días, de la misma rutina, de la misma mismísima mierda. Porque como aquella frase que dice así, "Cada día es una fotocopia del anterior.", ella opinaba exactamente lo mismo.

Soltaba suspiros. Suspiros que ni ella misma se daba
cuenta que soltaba. Suspiros que decían mucho pero a la vez nada. Suspiros que intrigaban, que incitaban, que reflejaban tristeza, o soledad, o ambas.
Que añoraba el calor de un abrazo, de un beso, de una mirada, de un polvo.
Que se jodía por añorarlo y necesitarlo, y más se jodía por ignorarlo.
Sólo quiero tener a alguien con quien poder odiar el mundo juntos, y lo que surja, se dijo para si.

Que odiaba a toda la gente de aquel bar, y que se moría de celos al verlos tan felices y sonrientes, mientras que ella la única compañía que tenía era su botella de cerveza.
Necesitaba conversar con alguien. Una buena conversación. Una de esas conversaciones que se te pasan las horas volando, y cuando quieres darte cuenta son las tres de la mañana, o seis,  o simplemente no te importa qué hora sea, pero, ¿con quién conversaría si nadie la estaba mirando?

Estaba cansada, tenía sueño, agotada, pero no quería ir a casa. Allí no había nadie quien la esperase, ni nadie quien se encontrase en ella.

 Incluso ya de pequeña estaba cabreada con el mundo. Ella nació cabreada con el mundo. En su mirada se podía apreciar un completo infierno, que todo aquel que se cruzase con sus ojos, podría salir en llamas.
¿Quién estaría dispuesto a quemarse en esos ojos, asumiendo el riesgo?

Fruncía el ceño. Seguía dándole tragos a la botella, observando como pasaban las horas de aquel reloj de pared de aquel bar. Cuando quiso darse cuenta, ya estaba sola, completamente sola. Toda la gente se había marchado. Maldijo en silencio. Su botella ya estaba vacía, tan vacía como ella. Seguía ahí, sentada, quizás esperando en que en el último momento apareciese alguien, alguien que ella sabía que no iba a aparecer, pero que tenía la esperanza de que llegase.

Estaba cansada de estar triste, de ser una persona triste, de que la tristeza sea ella. Estaba tan cansada que del cansancio que sentía ya ni lo notaba.

Se quejaba por todo, pero no hacía nada.

Un muchacho se sentó a su lado, con rostro y mirada apenada, se pidió la misma cerveza que ella mientras la miraba. La miraba a los ojos, ella se encontró también con su mirada. Bonita mirada la tuya, dijo él. Ella sonrió.  Él estaba roto, cansado, hundido, apenado, triste, como ella. Se notaba la soledad en sus ojos, el vacío. ¿Es posible sentirse identificada con una mirada?, se preguntaba ella, ¿Es posible ver la soledad en sus ojos, la tristeza, la melancolía, la añoranza? qué bonito encontrarse a alguien igual de roto que tú, o peor.
Él sentía interés por ella, ella sentía interés por él. Hablaron. Se contaron cuan solos estaban. Ella contó lo mucho que odiaba el mundo y lo bonito que sería tener acompañado a alguien para odiarlo juntos. Él sonrió. Él odiaba también el mundo, y le dijo que sería todo un honor odiarlo con ella. Ella rió. 
Mereció la pena conversar con alguien en aquel bar hasta altas horas de la madrugada, hasta que el dueño, asqueado, tuvo que echarlos porque no se marchaban. Mereció la pena permanecer en aquel bar, teniendo la esperanza de que alguien llegase, y llegó. Porque como dice la frase: "La esperanza es lo último que se pierde." 

Y él decidió quemarse en esos ojos, porque sintió que merecía la pena arder por ellos.

                        —Igual deberíamos quedarnos así de tristes.—dijo él mirándola a los ojos.
                        —Igual deberíamos.—sonrió ella.

martes, 8 de julio de 2014

Creo que nací en la época equivocada.



                               Se están perdiendo demasiadas cosas. 
                         Pocos son los que aprecian los amaneceres, 
                     pocos son los que quedan para ver una puesta de sol, 
                 pocos son los que se van a su terraza, o playa a apreciar la Luna, 
                               las estrellas, las olas del mar, 
                          pocos son los que siguen mandando cartas, 
                              y pocos son los que lloran al escribirlas.
                         
                                             Y, es que, 
                           con la tecnología que tenemos actualmente,
                           ¿Quién va a dedicarse a escribir una carta, 
                            pudiendo mandar un mensaje de texto, 
                           o escribirle por cualquier tipo de red social? 
                           ¿Quién va a querer apreciar un amanecer, 
                     pudiendo estar enredado entre las mantas de su cama?
          ¿Quién iría a su terraza o playa únicamente para apreciar las estrellas,
                                            Luna, u olas del mar?
                                       Yo, yo seguiré haciéndolo.
                              Mandaría y mando una y miles de cartas,
                               porque me gusta mantener la esencia,
                      porque me gusta la tinta derramada sobre el papel,
             porque me gusta llorar al escribirlas y que una hoja emborrone una palabra,
                                       porque adoro mandar cartas,
                                          y que me manden.
                                         porque es precioso,
                              Aprecio y observo miles de amaneceres,
                     porque no hay nada más bonito que ver un amanecer, 
                           como el cielo se va aclarando poquito a poco, y
                        como los pájaros comienzan con sus cantos mañaneros,
                           pero más bonito sería aún más si se está acompañado,
                                 apreciando juntos un amanecer,
                                           nuestro amanecer.
                                         ¿Una puesta de sol? 
            Miles de veces me he quedado embobada observando en la playa
                                    como se esconde el sol entre el mar, 
                               y como deja de reflejarse su reflejo en el agua. 
                                            Y, ¿la playa por la noche? sí,
                                 he ido y sigo yendo a la playa en la noche
                              aprecio la belleza de la Luna y de todas sus fases,
                                       pero la que más, la Luna llena.
                         Aprecio las estrellas, e inocente siempre pediré un deseo,
                              teniendo la esperanza de que alguna vez se cumpla.
                            pero sobretodo, aprecio el bello parpadeo que tienen,
                                              unas más que otras,
                                   como si juguetonas, me guiñaran un ojo y dijesen:
                                               "Hey, que te vemos ahí abajo."
                                        Y, que deciros de las olas del mar,
                                                  como relajan,
                                como rompen en la orilla, se deslizan, se arrastran,
                                para luego venir otra ola, y que se rompa de nuevo
                                          continuando el proceso infinito.
                                       Ese sonido que podría dormirme con él, 
                                               dormir como un bebé.

             Pocos son ya los que aprecian esos pequeños detalles o siguen manteniéndolo,
                                     la tecnología no va a hacer que no siga la esencia,
                               porque como me digo a mi misma muchas veces:
                                      Creo que nací en la época equivocada.
                                  Seguiré manteniendo esos pequeños detalles,
                                            si pocos son los que quedan,
                                                  quizás se extingan.
                                      Aunque yo siempre seguiré aquí,
                                                       manteniendo y apreciando los buenos detalles.
                                    Todo aquel que quiera es libre de acompañarme.




viernes, 4 de julio de 2014

Te veo, y estás aquí. No te preocupes, estoy contigo.




La chica del vestido gris caminaba por las oscuras calles a medianoche. Tanto su vestido gris como su rostro trasmitían una profunda tristeza; una tristeza que combinaba muy bien con la lluvia vespertina. 
El aire frío de la noche abanicaba su larga y sedosa melena. Sus brazos se cruzaban y se abrazaba a si misma a reacción del frío, pero aquel frío no podía compararse con lo fría que se sentía ella, y lo mucho que necesitaba el calor de alguien.

Se sentó en un banco de un oscuro parque. No había ni un alma que ver en la noche, casi parecía un pueblo fantasma. Y ella se sintió más sola aún. Un pequeño gato estaba merodeando por la zona. Su maullido era suave, casi parecía decirle algo, o así lo veía ella. El gato la miraba, quieto, sin dejar de maullar. Entonces ella alzó su mano, en gesto de que se acercase, y así fue. Aquel gato callejero se le acercó, pero éste pasó de largo de ella, cosa que no le sorprendió. Soltó un suspiro y alzó la vista al cielo.
Pasados varios minutos, aquél gato se sentó al lado de ella del banco y la miró. Ella, ésta vez sorprendida, miró al pequeño gato y lo acarició. Éste se dejó acariciar y ronroneó. Ella dibujó una sonrisa en su labios. Justo antes de darse cuenta, de sus párpados cayeron lágrimas. Se acarició las mejillas, tocando sus lágrimas sorprendida. Sus lágrimas cayeron sin permiso, y ella no sabía del por qué.

Una figura masculina se aproximaba al banquillo. Aquel hombre se sentó justamente en el lado donde estaba ella. Atravesándola, como si en aquél banco solamente estuviese el pequeño gato y el hombre. Como si ella fuese invisible. Ella se levantó, atravesando al muchacho y colocándose en pie a pocos metros. El pequeño gato se levantó del banco y miró de nuevo a la chica. Aquel hombre no la veía. No podía verla. Ella estaba muerta.

Lo que ella no sabía es que vagaba siempre por aquel parque buscando a alguien quien pudiese verla y sentir calor. El calor que le hacía falta de unos ojos encontrándose con los suyos. Ella lloraba por no encontrar unos ojos que la mirasen de nuevo. Necesitaba a unos ojos que le dijesen: "¡Te veo! ¡Y estás aquí! No te preocupes, estoy contigo." Y por fin los encontró. Los ojos verdosos de aquel precioso gato, que aún no se había apartado de su lado y se limitaba a ronronear y a deslizarse por sus piernas. Ella, con lágrimas en los ojos sonrió. Sí, era un gato, los ojos de un gato, pero aquel gato le decía: "Te veo, y estás aquí. No te preocupes, estoy contigo."

Entonces ella supo que estaba allí, que la veía. Seguía llorando, pero al saber que unos ojos la miraron.